Inicio > LA CRISIS ECONÓMICA Y EL COLAPSO DE LA CLASE MEDIA > >LA CRISIS ECONÓMICA Y EL COLAPSO DE LA CLASE MEDIA

>LA CRISIS ECONÓMICA Y EL COLAPSO DE LA CLASE MEDIA

>Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación:

1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno;
5:22 absteneos de toda forma de mal.

¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.

…………………………………………………………………………………………………………………………

Decepcion Obama

Andrew Gavin Marshall

Las naciones occidentales del mundo han construido su gran riqueza y sociedades sobre la explotación y el saqueo de los pueblos y los recursos del resto del mundo. La riqueza, la libertad, y las estructuras de nuestras sociedades se han construido sobre el hambre, el robo, la privación y el asesinato de millones y millones de personas en el mundo, tanto históricamente como en la actualidad.

Al parecer la “Civilización Occidental” funcionó durante algún tiempo, aunque sólo lo hizo para Occidente. Presenciamos el nacimiento y crecimiento de una vibrante clase media, que tiene su origen en la Revolución Industrial, de la que también vimos la formación de la “familia nuclear”. Las clases medias de Occidente crecieron en riqueza, educación y oportunidades. Mientras que los grandes problemas del mundo, y para la mayoría de la población del mundo, persistieron y se ampliaron de forma exponencial, las principales intenciones de la clase media fueron desviadas y se expandieron para facilitar el desarrollo de la sociedad de consumo masivo. La función de la clase media se convirtió en la de consumir, no contribuyendo necesariamente a determinar el curso de la sociedad.

Sin embargo, la vida era buena; o al menos eso parecía. Así, las personas fueron, en general, capaces de hacer la vista gorda a la difícil situación de la mayoría del mundo. Mientras las décadas pasaban, sin embargo, los grandes imperios occidentales, cada vez más unidos bajo el paraguas de un imperio de la OTAN liderado por Estados Unidos, expandiaron tremendamente su saqueo y la explotación por el resto del mundo. Había que encontrar nuevas vías para la expansión capitalista, más dinero tenía que hacerse, más activos a ser apropiados, más poder tenía que ser detentado. Como parte de este proceso, la estructura de clases se estaba reorganizando, lo que significó que la clase media iba a experimentar una evolución.

En las últimas décadas, la clase media se ha visto forzada a sobrevivir bajo la deuda. A fin de mantener la imagen de la clase media, y para mantener las funciones de la clase media (es decir, consumir), la clase media necesitó acceso al crédito y tuvo que rebajarse a ser una clase deudora. Ahora, cuando el mundo está experimentando una rápida transformación social, política y económica, la clase media fue seleccionada para morir. Cuando una crisis de deuda arrastre a las naciones del mundo a la servidumbre por deudas, las clases medias del mundo occidental van a perder su acceso al crédito, y se verán obligadas a pagar sus deudas. Cuando las naciones entren en una crisis de deuda, la clase media colapsará junto con ellas. Una clase construida y mantenida por la deuda no es sostenible. Estamos entrando en un período de rápidas transformaciones de clase a escala global.

El espejismo de la clase media está desapareciendo mientras nuestros ojos se adaptan a la realidad de nuestro entorno. El Imperio hizo la vista gorda ante el extranjero, ahora será golpeado en casa; lo que hicimos en el extranjero, regresa a casa a descansar. La clase media está a punto de descubrir el verdadero costo del imperio.

La Clase Deudora

En 1958, fue presentada por el Bank of America la primera tarjeta de crédito exitosa moderna, que con el tiempo evolucionó hasta lo que conocemos como Visa. Los orígenes de MasterCard datan de 1966. La expansión del uso de tarjetas de crédito creció de manera exponencial a lo largo de las siguientes décadas.

En 2004, PBS publicó un informe especial sobre la “historia secreta de las tarjetas de crédito.” Uno de los investigadores explicó que, “La conveniencia casi mágica del dinero plástico es esencial para nuestra reconocida economía de consumo compulsivo”, “Con más de 641 millones tarjetas de crédito en circulación y que representan un estimado de $ 15 billones de dólares del gasto del consumidor, la economía de Estados Unidos se ha convertido claramente al plástico”. Sin embargo, las compañías de tarjetas de crédito no tratan como cliente ideal al que paga sus tarjetas sobre la base de su mensualidad:

“Los clientes más rentables de la industria, los que están siendo buscados por las tácticas de marketing creativo, son los “revólveres”: el estimado de 115 millones de norteamericanos que cargan mensualmente con deudas la tarjeta de crédito.

[. . . ] Algunos expertos dicen que la rentabilidad de las tarjetas de crédito se inició realmente veinticinco años atrás [en 1979], cuando el sector bancario había logrado eliminar una restricción fundamental: el límite de la tasa de interés que un prestamista puede cobrar a un prestatario. La desregulación, unida a una revolución en la tecnología que permite hacer el seguimiento casi en tiempo real de información financiera personal y la aparición de bancos a escala nacional, ha facilitado la ampliación de la disponibilidad de tarjetas de crédito en todo el ámbito económico. Pero para algunos, el costo del crédito es a menudo mucho mayor de lo que parece.” [1]

Robert McKinley, fundador y presidente de Cardweb.com y Ram Research, una firma investigadora de las tarjetas de pago, explicó que, “[Los bancos] están subiendo las tasas de interés, añadiendo nuevas tasas, esperando la fecha de remuneración de unas vacaciones o un domingo para que puedas tomar un viaje y pagarlo más tarde”, y por lo tanto, “Se ha convertido en un mercado muy anti-consumidor. “[2]

Fue en los orígenes de la era neoliberal, en la década de 1980, que Occidente vio el ascenso de las tarjetas de crédito. Mientras las naciones occidentales del mundo, en connivencia con los bancos internacionales y corporaciones, saquearon al “Tercer Mundo” a través de los “ajustes estructurales” a instancias del Banco Mundial y el FMI, la clase media del mundo occidental se metió en una trampa de deuda de la que no podría salir:

“Entre 1980 y 1990, el número de tarjetas de crédito se duplicó con creces, el gasto de tarjetas de crédito aumentó más de cinco veces y el balance promedio de las tarjetas de crédito de los hogares pasó de 518 a cerca de 2.700 dólares. Con el dinero abaratándose y los sueldos promedio subiendo, las ganancias se dispararon.”[3]

En 2004, “el monto total del crédito del consumidor ilimitado, que es principalmente la deuda de las tarjetas de crédito, alcanzó 743.000 millones de dólares”, que fue “casi nueve veces el monto registrado en los 20 años” previos. Así pues, “la deuda de los coleccionistas de tarjetas de crédito no sólo ha llegado a ser esencial; se ha vuelto muy rentable. Los datos más recientes indican la deuda de los coleccionistas de tarjetas de crédito generó $ 1.200 millones en ingresos” a partir de 2004 [4].

En 1994, las cifras de la Reserva Federal en Estados Unidos mostraron que, “familias de clase media siguen atrapadas en pagos de deuda inusualmente elevados en proporción a sus ingresos.” Como informara el New York Times:

“Esa deuda, como resultado del estancamiento de los salarios mientras las tasas de interés bajas alentaban a las familias a pedir préstamos, significa que los consumidores están viviendo cerca del barranco financiero, y dispuesto a recortar el gasto, ante cualquier señal de problemas económicos.” [5]

Un destacado economista incluso declaró que, “El ritmo de gasto de los consumidores no es sostenible a menos que haya un repunte notable en el ritmo de crecimiento de los ingresos.” [6] Eso no ha ocurrido.

En 2006, un importante informe publicado por un think tank estadounidense reveló que, “La clase media de hoy está menos preparada para una emergencia económica, como perder un empleo o visitar una sala de emergencia, que en cualquier otro momento desde fines de 1970.” El informe, publicado 2 años antes del estallido de la crisis financiera global, reportó que:

“A pesar de tener una economía en crecimiento, un mercado de valores subiendo e ingresos corporativos más sólidos que están ayudando a los ricos a hacerse más ricos, la clase media en Estados Unidos está atrapada en un apretón sin precedentes quela vuelve cada vez más inestable.” [7]

Entre las conclusiones del informe, se reveló que, “los ingresos de las familias de clase media se han estancado desde 2001”, mientras “Los precios de los artículos caros – vivienda, salud, educación universitaria y transporte – se han ido a las nubes, dejando a las familias sin poder ahorrar.” Así, “las familias de clase media se endeudan en cantidades de dinero récord para pagar sus facturas mensuales.” Uno de los economistas líderes del think tank afirmó que, “Las familias se ven obligadas a vivir más allá de sus medios, sólo para pagar cosas básicas, como vivienda y atención médica”, y que, “no es sólo el gasto de sus ingresos actuales, sino el de todos sus ingresos futuros.” Además, el informe reveló que:

“Para mantener el consumo día a día, los americanos están contrayendo cantidades récord de deuda del consumidor, dicen los investigadores – 5.200 millones de dólares desde 2001. En junio de 2006, las familias tuvieron una deuda equivalente al 129% de sus ingresos disponibles, un gran aumento desde el 96% de marzo de 2001.

Muchos propietarios están atrapados por las acciones en sus hogares, endeudándose más para poder pagar la escalada en los costos de la energía y la salud. La caída de los precios de la vivienda podría forzar a muchas de estas familias de clase media al embargo hipotecario o irse a departamentos.

Las familias de clase media también están luchando contra los inflados costos de la educación superior. El coste total de la matrícula, cuotas, y el alojamiento y comida en las universidades públicas con carreras a cuatro años ha aumentado un 44% en los últimos cuatro años.”[8]

Por supuesto, esto es exactamente lo que sucedió con el inicio de la crisis financiera global, cuando los embargos hipotecarios se fueron a las nubes, y los niveles de endeudamiento de los hogares se elevaron a nuevas alturas. Este problema no se limitó solamente a Estados Unidos. En 2005, se informó que:

Hay más tarjetas de crédito que personas en el Reino Unido (67 millones, para ser precisos), y que la deuda personal es tan grande, que Gran Bretaña está más endeudada que Argentina. Si las tasas de interés suben, los expertos advierten, el efecto en la gente común podría ser el de una “bomba de tiempo”. Las deuda de tarjetas de crédito constituyen 2.000 millones de libras, y Gran Bretaña tiene amontonado un total de un billón de libras en deuda.” [9]

En 2006, se informó de que, en promedio, un británico tiene el doble de deuda que un europeo”, y “la deuda total de los consumidores en el Reino Unido está en un récord de 1.300 millones de libras.” Aunque los europeos también están sumidos en deudas de tarjetas de crédito “el británico promedio debe 3.175 libras, frente a la deuda media en Europa de 1.588 libras”, donde “Los prestatarios del Reino Unido representan actualmente un tercio de toda la deuda insegura de Europa Occidental.” [10]

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization (CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.

Original en: Global Research

Seguir leyendo en: http://decepcionobama.blogspot.com/

………………………………………………………………………………………………………………………….

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: