Inicio > HAARP, Proyectos HAARP y SURA > >Proyectos HAARP y SURA

>Proyectos HAARP y SURA

>Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación:

1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno;
5:22 absteneos de toda forma de mal.

¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.

………………………………………………………………………………………………………………………………

” El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo “”

Albert Schweitzer

El 20 de Noviembre de 1994 en un periódico de Alaska llamado el “Anchorage Daily News”, fue enviada una carta anónima explicando el peligro de cierto proyecto militar. En dicha carta se aludía a peligrosas investigaciones en el transcurso de las cuales se habrían estado enviando haces de partículas desde la superficie de la tierra hacia la ionosfera.


El proyecto al que se hacía referencia no era otro que el High-frequency Active Aural Research Program (Programa de investigación de la aurora activa de alta frecuencia), conocido bajo la sigla HAARP, proyecto que forma parte del sistema Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), mejor conocido “Guerra de las galaxias” (Star Wars). El proyecto Haarp, también se conoce como “Arpa del diablo”, proyecto militar del pentágono, clasificado top secret, salió a la palestra pública años atrás por diversos detractores que de verdad conocen el poder destructivo para la raza humana y del planeta. Su objetivo modificar las condiciones de la ionosfera introduciendo cambios químicos en su composición (lo que llevaría consigo un cambio climático), o bien bloquear las comunicaciones mundiales.

Aquella información impresionó bastante al mundo científico, en especial a Nick Begich, quien junto a la periodista Jeanne Manning se puso inmediatamente manos a la obra para realizar una profunda investigación al respecto. Fruto de la misma dio a luz el libro “Angels don’t play this harp” (Los ángeles no tocan esta arpa), en el que ambos autores plantean inquietantes hipótesis. Una de ellas, por ejemplo, es que de ponerse en marcha el proyecto HAARP podría tener peores consecuencias para nuestro planeta que las pruebas nucleares.

Hay un convencimiento general de que el tiempo está cambiando o que está presentando trastornos e irregularidades que no son normales. Evidentemente la naturaleza muestra estos ciclos ya comprobados por las épocas glaciares, pero no pocos expertos y científicos piensan que algunas de esas anomalías obedecen a manipulaciones humanas ya como simples experiencias para una acción futura más amplia o como se sospecha con objetivos estratégicos o económicos.

Antecedentes

En muchas culturas ha habido prácticas mágicas y religiosas para manipular el clima. Por ejemplo, algunos indios americanos tenían rituales que supuestamente podían invocar a la lluvia a través de sacrificios en los lugares altos. Además en la mitología griega, Ifigenia fue ofrecida como sacrificio para apaciguar la ira de la diosa Artemisa, quien se había encargado de que la flota de los aqueos viajaran en la tranquilidad en el comienzo de la Guerra de Troya. En la antigua Roma, el lapis manalis fue una piedra sagrada que se encontraba en las afueras de Roma cerca a las murallas servianas, en el templo de Marte. Cuando Roma sufrió una fuerte sequía la piedra fue arrastrada hacia la ciudad. Las brujas de Berwick (Escocia), fueron culpables de usar magia negra para invocar tormentas para asesinar al Rey Jacobo VI de Escocia cuando casi se hunde la nave sobre la cual viajaba.

En la primera mitad de los años cincuenta el científico Wilhem Reich, logró hacer llover y desviar huracanes. Lo conseguía mediante un artefacto relativamente simple, el cloudbuster o rompe nubes, una especie de cañón múltiple con muchos tubos conectados a una masa de agua, con el que controlaba y dirigía la capa de orgón ( 1930 y 1940 el doctor Wilheim Reich fue capaz de detectar la existencia de la energía etérica a la cual llamó orgon), que rodea la Tierra. Se trataba de un procedimiento de acción limitada incapaz de afectar a la ionosfera como haarp, aunque podía tener un alcance de 500 millas (alrededor de 1.000 kms). Algunos de sus seguidores también han logrado resultados positivos con aparatos similares o bastante modificados, como el de James T. Constable. Reich comunicó la trascendencia de sus pruebas a los correspondientes organismos gubernamentales civiles y militares, incluido el presidente Eisenhower, pero no le hicieron el más mínimo caso y terminó en la cárcel donde murió en la cárcel de Lewisburg, en Pensilvania (EEUU), el 3 de noviembre de 1957. Para el año1958 la Casa Blanca ya contaba con un asesor presidencial para la modificación del tiempo-basados en los trabajos previos de Wilheim Reich-, el capitán Howard T. Orville, pasando a competencia de interés con fines estratégicos por la llamada guerra fría vigente de la época.

En los años 80, el físico e ingeniero nuclear Thomas E. Bearden estuvo trabajando con el grado de coronel para el Departamento de Defensa de EE.UU, como experto en nuevos armamentos y en el diseño de Juegos de guerra lo que le permitía tener acceso a una cuantiosa información clasificada, por la sospecha de que la URSS estaba utilizando técnicas muy sofisticadas para modificar el clima en EE.UU y perjudicar su economía agrícola a través del proyecto SURA (contra parte del Haarp).

Ambas tecnología (tanto Haarp de los EEUU y la SURA de la URSS), se basaban en unos trabajos de juventud del físico E.T. Wittaker que pese a haber sido publicados en 1903 y 1904, pasaron inadvertidos en aquel tiempo y en descubrimientos realizados por Nikola Tesla (croata) en la misma época que los soviéticos, en un gigantesco proyecto de recopilación bibliográfica a partir de los 50 del siglo XX.

El Proyecto Stormfury, fue un ambicioso programa experimental de investigación ejecutado por los Estados Unidos entre 1962 y 1983 y tenía como objetivo debilitar ciclones tropicales volando un avión e inyectándole yoduro de plata en el ojo del huracán. Un proyecto similar usando hollín fue ejecutado en 1958, sin resultados concluyentes. Varios métodos han sido propuestos para reducir los efectos dañinos de los huracanes.

SPS: Solar Power Satellite Project (1968). Proyecto por el cual se quería generar una constelación de satélites geoestacionarios capaz de interceptar la radiación solar y transmitirla en rayos concentrados de microondas a la tierra para su uso posterior.

SPS Military Implications (1978). El proyecto SPS se rehízo para adaptarlo a fines militares. La constelación de satélites podría usar y concentrar la radiación solar para ser usada como un rayo capaz de destruir misiles u objetos enemigos, alterar las comunicaciones que utilizarán la ionosfera como pantalla reflectora, etc.…

Estos solo son algunos antecedentes sobre la manipulación del clima para producir cambios atmosféricos con el solo objeto de prevenir climas extremos y fenómenos naturales como huracanes o tornados; producir climas para el beneficio de los seres humanos, como lluvias en una zona de sequía; y provocar un desastre natural contra un enemigo o rival para estrategias tácticas y militares.

Proyecto Haarp

La tierra se encuentra envuelta y protegida por varias capas. La troposfera la cual se extiende desde la superficie terrestre hasta unos 16 km de altura. La estratosfera, con su capa de ozono se sitúa entre los 16 y 48 km de altura. Más allá de los 48 km tenemos la ionosfera que llega hasta los 350 km de altura. Los cinturones de Van Allen se sitúan a distancias superiores y tienden a captar las partículas energéticas que tratan de irrumpir en la tierra desde el espacio exterior. El funcionamiento de HAARP se basa en la emisión de ondas electromagnéticas hacia nuestra atmósfera para su estudio, concretamente hacia la ionosfera, dicha capa se extiende a unos 80 kilómetros de la superficie terrestre hasta los 800km, conteniendo principalmente partículas ionizadas.

El Proyecto HAARP ha sido presentado a la opinión pública como un programa de investigación científica y académica. Los documentos militares estadounidenses parecen sugerir sin embargo, que el objetivo principal de HAARP es explotar la ionosfera para propósitos del Departamento de Defensa. Sin referirse explícitamente al programa HAARP un estudio de la Fuerza Aérea de los EE.UU, menciona el uso de “modificaciones ionosféricas inducidas” como un medio de alterar los modelos climáticos así como trastornar las comunicaciones y el radar del enemigo.

Según la versión oficial, las posibilidades del sistema HAARP son muchas. Por ejemplo, dotar a los militares de una herramienta capaz de sustituir el efecto del impulso electromagnético de las bombas nucleares activadas en la atmósfera. Asimismo, contribuiría a reemplazar el sistema de comunicaciones con submarinos de muy baja frecuencia por una tecnología más eficaz, capaces de no ser detectado por enemigos a crear un nuevo sistema de radar “más allá del horizonte”, o a eliminar las comunicaciones en un área muy extensa sin afectar a las de los propios interesados. El HAARP sería también (siempre según la versión oficial) una herramienta eficaz de disuasión que obligaría a revisar buena parte de los acuerdos de paz de no-proliferación de armas nucleares, así como un medio ideal para la prospección y posteriores estudios de yacimientos de petróleo, gas natural como de minerales.

Y, entre otras cosas, supondría también un instrumento válido para detectar posibles ataques de aviones o misiles en vuelo bajo (lo cual resulta aún difícil con los radares convencionales). La Estación HAARP se encuentra cerca de Gakona, Alaska (lat. 62°23’36” N, long 145°08’03” W), al oeste del Parque Nacional Wrangell-San Elías. Tras realizar un informe sobre el impacto ambiental se permitió establecer allí una red de 180 antenas. La estación se construyó en el mismo lugar donde se encontraban unas instalaciones de radar sobre el horizonte, las cuales albergan ahora el centro de control de la estación.

El principal componente de HAARP es el Ionospheric Research Instrument (IRI), un calentador ionosférico. Se trata de un sistema transmisor de alta frecuencia (HF) utilizado para modificar temporalmente la ionosfera. El estudio de estos datos aporta información importante para entender los procesos naturales que se producen en ella. Durante la investigación ionosférica, la señal generada por el transmisor se envía al campo de antenas, que la transmiten hacia el cielo. A una altitud entre 100 y 350 km, dicha señal se absorbe parcialmente, concentrándose en un volumen de unos cientos de metros de altura y varias decenas de kilómetros de diámetro. La intensidad de la señal de alta frecuencia en la ionosfera es de menos de 3 µW/cm2, decenas de miles de veces más pequeña que la radiación electromagnética natural que llega a la Tierra procedente del Sol, y cientos de veces menor que las alteraciones aleatorias de la energía ultravioleta (UV) que mantiene la ionosfera. Sin embargo, los efectos producidos por el IRI pueden observarse con los instrumentos científicos de las instalaciones antes mencionadas, y la información que se obtiene es útil para entender la dinámica del plasma y los procesos de interacción entre la Tierra y el Sol.

Estas son las aparentes versiones oficiales de los diferentes gobiernos de los EEUU; otras fuentes que no dejan de tener lógica son la de algunos científicos y ambientalistas. ¿Por qué hay quien cree que detrás de HAARP se oculta algo más?, ¿extraños experimentos de modificación del clima, y de producir incluso terremotos y alterara comunicaciones?

De acuerdo con la Dra. Rosalie Bertell, Haarp forma parte de un sistema integrado de armamentos, que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

“Se relaciona con cincuenta años de programas intensos y crecientemente destructivos para comprender y controlar la atmósfera superior. Sería precipitado no asociar HAARP con la construcción del laboratorio espacial que está siendo planeado separadamente por los Estados Unidos. HAARP es parte integral de una larga historia de investigación y desarrollo espacial de naturaleza militar deliberada. Las implicaciones militares de la combinación de estos proyectos son alarmantes… La capacidad de la combinación HAARP/Spacelab/cohete espacial de producir cantidades muy grandes de energía, comparable a una bomba atómica, en cualquier parte de la tierra por medio de haces de láser y partículas, es aterradora. El proyecto será probablemente “vendido” al público como un escudo espacial contra la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la capa de ozono”.

El propio creador del calentador ionosférico del proyecto haarp, Bernard Eastlund, asegura que su invento podría, también, controlar el clima. Una afirmación que ha llevado a Begich a concluir que si el haarp operase al cien por cien podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios terrestres, siguiendo la teoría de la resonancia tan empleada por el genial Nikola Tesla en sus inventos. Un cambio climatológico en un hemisferio desencadenaría otro cambio en el otro hemisferio. Una posibilidad que no se debe descartar, sobre todo a tenor de las opiniones de científicos de le Universidad de Stanford, que aseguran que el clima mundial podría ser controlado mediante la transmisión de señales de radio relativamente pequeñas, a los cinturones de Van Allen. Por resonancia, pequeñas señales activadoras pueden controlar energías enormes superior a la energía por la descomposición del átomo mejor conocida como energía nuclear.

Para algunos expertos el haarp está en funcionamiento y que tiene la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde un punto de vista militar, es un arma de destrucción masiva. Potencialmente constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras.

Tecnología de guerra

El HAARP está operativo desde principios de los 90. El sistema de antenas se basó inicialmente en tecnología patentada por Advanced Power Technologies Inc. (APTI), una subsidiaria de Atlantic Ritchfield Corporation (ARCO). La primera fase de HAARP Ionosfheric Research Instrument (IRI) fue completada por APTI. El sistema IRI de antenas fue instalada en 1992 por una subsidiaria de British Aerospace Systems (BAES) usando la patente de APTI. Las antenas irradian hacia el espacio exterior usando un equipo de transmisores de alta frecuencia.

En 1994 ARCO vendió su subsidiaria APTI, junto con las patentes, a E-Systems, una supe secreta empresa de equipamientos militares High Tech íntima de la CIA (ver www.crystalinks.com/haarp.html).

E-Systems se especializa en la producción de equipos electrónicos para uso militar, de navegación y de reconocimiento, incluidos “sofisticados equipos de espionaje”. Es uno de los más grandes contratistas del mundo en ese segmento de equipos para la inteligencia, estrechamente relacionado con la CIA y organismos parecidos. Vende a éstos aparatos por unos 1.800 millones de dólares anuales, de los cuales unos 800 millones son para proyectos tan secretos que ni el Congreso de los Estados Unidos sabe en qué se gasta ese dinero (buscar- www.earthpulse.com/haarp/vandalism.html)

Participó en la provisión y equipamiento del Doomsday Plan (el sistema que permite al Presidente manejar la guerra nuclear) y la operación Tormenta del Desierto (www.princetonreview.com).

Con la compra de APTI, E-Systems adquirió la estratégica tecnología de la guerra climática la cual incluye la patente 4.686.605 “Bernard J. Eastlund’s” titulada “Métodos y Aparatos para alterar una región de la atmósfera, la ionosfera y la magnetosfera terrestre”.

No está demás consignar que las Eastlund/APTI patentes están basadas en las investigaciones del científico yugoslavo Nicolás Tesla, muchas de cuyas ideas fueron robadas por las corporaciones norteamericanas. (ver Scout Gilbert www.globalresearch.ca/articles/gil401A)

Apenas un año después de la compra de E-Systems de la tecnología de la guerra climática de APTI, E-Systems fue comprada por Raytheon, el cuarto más grande contratista de la industria militar estadounidense. Con esta adquisición Raytheon se convirtió en el más grande fabricante de equipos electrónicos de guerra del mundo.
Y, mientras ARCO vendía su subsidiaria APTI a E-Systems, ella misma era adquirida por el matrimonio integrado por la BRITISH PETROLEUM-AMOCO OIL COMPANY USA, uno los cuatro más grandes súper consorcios petroleros energéticos del mundo.

De tal modo, Raytheon, a través de su subsidiaria E-Systems es ahora la propietaria de las patentes para la guerra climática. También tiene que ver con otras investigaciones para uso militar como las actividades que desarrolla una de sus subsidiarias en la Antártica: Raytheon Polar Services.

El sistema fue terminado de instalar en Abril de 2004. Consiste en 180 antenas más un conjunto de transmisores de alta frecuencia

Proyecto SURA

SURA, Instalación de Calentamiento Ionosférico, son las siglas del proyecto ruso que tiene por equivalencia y contrapartida al americano haarp. Es un centro de investigación de la ionosfera ubicado cerca del pequeño pueblo de Vasilsursk a unos 100 km al este de Nizhniy Novgorod, en Rusia. Sura es capaz de irradiar cerca de 190 MW, potencia radiada efectiva (PRE) en ondas cortas. Inicialmente dependía del Ministerio de Defensa, pero este servicio es operado actualmente por el Instituto de Investigación de Radio NIRFI en Nizhny Novgorod. La instalación de Sura fue encargada en 1981. Con el uso de este mecanismo, los investigadores rusos estudian el comportamiento de la ionosfera y el efecto de la generación de emisión de baja frecuencia sobre la modulación de la ionosfera.

El meteorólogo americano Scott Stevens acusó a Rusia de estar detrás de ciertas actividades que podían repercutir en la actividad atmosférica causando desequilibrio atmosférico igual al haarp.

Stevens, tuvo el valor de decir, “que los especialistas militares rusos estaban detrás de la furia del huracán Katrina que devastó Nueva Orleans”. Según él, Rusia ha construido el equipo secreto para causar un impacto perjudicial del tiempo atmosférico y así volver a la era soviética de la guerra fría.

La muerte y la destrucción causadas por Katrina los americanos desenterraron ciertas entrevistas de antaño del polémico ruso Vladimir Zhirinovsky quien amenazó con inundaciones por todas partes los Estados Unidos cuando “nuestros científicos cambian levemente el campo gravitacional de la Tierra.”

Informes sin confirmar y desiguales sobre experimentos cuestionables con el tiempo conducido por los EE.UU y la antigua Unión Soviética suscitó un gran número de escándalos políticos en muchos países del mundo. Después de una gran inundación en Europa en 2002, algunos políticos europeos culparon a los militares de los EE.UU y rusos para interrumpir la economía de la UE. En 2002, el Comité para la Defensa de la Duma rusa planteó la cuestión sobre un impacto perjudicial en el clima causado por los experimentos que implicaban la perturbación de la ionosfera y magnetosfera terrestre. Los diputados centraron su atención en el sistema de haarp que todavía estaba en construcción en Alaska.

Hace tres años (1999), los diputados de la Duma llevaron a cabo una discusión calurosa de los temas relacionados con HAARP. Incluso elaboraron una súplica al presidente Putin y a la O.N.U. Exigieron nombrar a una comisión internacional para la investigación de los experimentos conducidos en Alaska.

Hablando para Nezavisimaya Gazeta, el especialista sobre la influencia activa en la atmósfera del servicio federal de hidrometeorología y del control del medio ambiente ruso Valerio Stasenko dijo que haarp es “un tema muy importante…. No es nada nuevo que el término ‘tiempo espacial’ ha llegado a ser absolutamente popular últimamente.

El término representa la interrelación entre la actividad solar, la magnetosfera y las perturbaciones y los progresos solares de la ionosfera en la atmósfera. Las perturbaciones en la magnetosfera y la ionosfera pueden afectar realmente al clima. Usando un equipo de gran alcance para deliberadamente causar perturbaciones, puede también afectar al tiempo, incluso en una escala global. Creo que los diputados tenían razón en finalmente plantear la cuestión con respecto a los experimentos a los EE.UU…,” dijo Stasenko.

“Hay solamente tres instalaciones como ésta en el mundo, una se encuentra en Alaska, el mismo haarp, otra en Noruega y la tercera en Rusia,” dijo Nikolai Snegirev, director del Instituto antedicho (Sura). La instalación fue comisionada en 1981. “Usando esta instalación única, los investigadores alcanzaron resultados extremadamente interesantes con respecto al comportamiento de la ionosfera. Descubrieron el efecto de generación de emisiones de baja frecuencia en la modulación de la corriente de la ionosfera. Al principio, el Departamento de Defensa soviético apostó sobre todo en los proyectos de investigación similares. Pero ninguna investigación se ha conducido con tal instalación debido al derrumbamiento posterior de la Unión Soviética. Actualmente estamos implicados en los proyectos internacionales para la investigación de la ionosfera,” afirmó Snegirev.

Los investigadores en el Sura no pueden todavía conjurar a los huracanes similares a Katrina y a Rita. Por lo menos, ellos dicen que no lo pueden hacer. Sin embargo, se realizan investigaciones (en una escala más pequeña que en los EE.UU.) de la interrelación entre los desastres naturales y las perturbaciones en la ionosfera y la magnetosfera.

¿En funcionamiento?

Aunque no hay evidencia concreta de que Haarp de los EEUU y el SURA de los Rusos hayan sido utilizados, las conclusiones científicas sugieren que están en condiciones de pleno funcionamiento en la actualidad. Lo que significa que ambas armas climatológicas podrían ser utilizados potencialmente por los militares de ambas potencias de manera estratégica a fin de desestabilizar. Todo parece indicar que la llamada guerra fría está vigente todavía sin levantar sospecha, esperando el momento de enfrentar el águila y el oso por el control y dominio mundial.

Por ahora solo son conjeturas conspirativas cómo controlar el clima para usarlo como un arma. En una conferencia contra el terrorismo en 1997, el secretario de defensa de los Estados Unidos, William Cohen mencionó los escritos del futurista Alvin Toffler, específicamente en relación con las preocupaciones acerca de terrorismo medioambiental y los desastres naturales causados intencionalmente.

fegerardorante@yahoo.es

(*) CNP 17.632

Fuente:

  • «Russian parliament concerned about U.S. plans to create qualitatively new weapons», Interfax, 8 de agosto de 2002. Consultado el 5 de octubre de 2009.
  • Wikipedia, la enciclopedia libre.

Fuente: http://apocalipsislosultimostiempos.blogspot.com/

Fuente original: http://www.aporrea.org/

……………………………………………………………………………………………………………………………….

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: