Inicio > Estados Unidos y Pakistán se acercan a una Guerra Abierta > >Estados Unidos y Pakistán se acercan a una Guerra Abierta

>Estados Unidos y Pakistán se acercan a una Guerra Abierta

>Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación:

1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno;
5:22 absteneos de toda forma de mal.

¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.

…………………………………………………………………………………………………………..

Por Webster G. Tarpley

China ha advertido oficialmente a Estados Unidos que el ataque planeado de Washington contra Pakistán será interpretado como un acto de agresión contra Beijing. Esta advertencia contundente representa el primer ultimátum estratégico conocido recibido por Estados Unidos en medio siglo, remontándose a las advertencias soviéticas durante la crisis de Berlín de 1958-1961, e indica el grave peligro de una guerra general emergiendo de la confrontación entre Estados Unidos y Pakistán.



“Un ataque a Pakistán podría interpretarse como un ataque a China”

En respuesta a informes de que China había solicitado a Estados Unidos respetar la soberanía de Pakistán a raíz de la operación contra Bin Laden, el portavoz de la cancillería china, Jiang Yu, utilizó la rueda de prensa del 19 de mayo para expresar la categórica demanda de Beijing de que la soberanía “y la integridad territorial de Pakistán deben ser respetados.” De acuerdo con fuentes diplomáticas paquistaníes citadas por el Times of India, China, “advirtió en términos inequívocos que cualquier ataque a Pakistán sería interpretado como un ataque a China.” Este ultimátum fue emitido por informes del 9 de mayo respecto al diálogo estratégico entre China y Estados Unidos el diálogo y las negociaciones económicas en Washington, donde delegación china fue encabezada por el viceprimer ministro Wang Qishan y el consejero de Estado Dai Bingguo. [1] Las advertencias chinas están respaldada implícitamente por los misiles nucleares de esa nación, incluyendo un estimado de 66 misiles balísticos intercontinentales, algunos capaces de alcanzar los Estados Unidos, además de 118 misiles de alcance intermedio, de 36 misiles lanzados desde submarinos, y numerosos sistemas de menor alcance.

El apoyo de China es visto por los observadores regionales como de importancia crítica para Pakistán, que de otra forma estaría atrapado en una pinza entre Estados Unidos y la India: “Si las presiones de Estados Unidos y la India continúan, Pakistán puede decir que ‘China está detrás de nosotros. No creo que estemos aislados, tenemos una superpotencia potencial con nosotros'”, dijo a AFP, Talat Masood, un analista político y general paquistaní retirado. [2]

El ultimátum chino se produjo durante la visita del primer ministro paquistaní Gilani, en Beijing, durante la cual el gobierno anfitrión anunció la transferencia de 50 jets de combate modernos JF-17 a Pakistán, de forma inmediata y sin costo. [3] Antes de su partida, Gilani había subrayado la importancia de la alianza de Pakistán y China, declarando: “Estamos orgullosos de tener a China como nuestro amigo de confianza y el mejor de los mejores. Y China siempre estará de pie junto a Pakistán en todo momento…. Cuando decimos que esta amistad es más alta que el Himalaya y más profunda que los océanos realmente se entiende la esencia de nuestra relación.” [4] Estos comentarios fueron recibidos por el lloriqueo de portavoces estadounidenses, incluyendo el senador republicano Risch de Idaho.

La crisis estratégica latente entre Estados Unidos y Pakistán estalló con toda su fuerza el 1 de mayo, con la incursión de comandos estadounidenses no autorizada y unilateral que presuntamente mató al fantasmagórico Osama Bin Laden en un complejo en Abottabad, una violación flagrante a la soberanía nacional de Pakistán. El compás de esta maniobra militar diseñada para inflamar las tensiones entre los dos países no tenía nada que ver con alguna supuesta guerra global contra el terrorismo, y mucho que ver con la visita a finales de marzo a Pakistán del príncipe Bandar, jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Arabia Saudita. Esta visita dio lugar a una alianza de facto entre Islamabad y Riad, con Pakistán prometiendo tropas para acabar con cualquier copia de las revoluciones de color estadounidenses en el reino, además de ampliar la protección nuclear a los saudíes, lo que los hace menos vulnerables a las amenazas de extorsión estadounidense de abandonar la rica monarquía petrolera a merced de Teherán. Una movida conjunta entre Pakistán y Arabia Saudita para salir del imperio estadounidense, sin importar lo que uno pueda pensar de estos regímenes, representaría un golpe fatal hacia la desaparición del imperio estadounidense en el sur de Asia.

En cuanto a las declaraciones estadounidenses relativas a la supuesta incursión contra Bin Laden, el 1 de mayo, son una masa de contradicciones sin esperanza que cambian día a día. Es mejor dejarles un análisis de esta historia a los críticos literarios y escritores de críticas teatrales. El único hecho sólido e incontestable que surge es que Pakistán es el principal objetivo de Estados Unidos – intensificando entonces la política estadounidense anti-pakistaní que ha estado en vigor desde el famoso discurso de Obama de diciembre de 2009 en West Point.

Gilani: Represalias para Defender los Activos Estratégicos de Pakistán

La advertencia china llegó a Washington tras la declaración de Gilani al parlamento pakistaní donde señaló: “Que nadie saque conclusiones erróneas. Cualquier ataque contra los activos estratégicos de Pakistán, ya sea abierta o encubierta, encontrará una respuesta adecuada…. Pakistán se reserva el derecho a tomar represalias con toda su fuerza. Nadie debe subestimar la determinación y capacidad de nuestra nación y fuerzas armadas de defender nuestra sagrada patria”. [5] Una advertencia de represalias con toda su fuerza de una potencia nuclear como Pakistán debe ser tomado en serio, incluso por los endurecidos agresores del régimen de Obama.

Los activos estratégicos de los que Gilani está hablando son las fuerzas nucleares de Pakistán, la clave de la estrategia de disuasión del país contra una posible agresión de la India, azuzados por Washington en el marco del acuerdo de cooperación nuclear entre India y Estados Unidos. Las fuerzas estadounidenses en Afganistán no han podido ocultar su extensa planificación en los intentos de apoderarse o destruir las bombas y ojivas nucleares de Pakistán. Según un informe de Fox News del 2009, “Estados Unidos tiene un plan detallado para infiltrarse en Pakistán y asegurar su arsenal de ojivas nucleares móviles, si pareciera que el país está a punto de caer bajo el control de los talibanes, Al Qaeda u otros extremistas islámicos.” Este plan fue desarrollado por el general Stanley McChrystal, cuando dirigió el Común Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (JSOC) en Fort Bragg, Carolina del Norte. El JSOC, la fuerza presuntamente implicada en la operación de Bin Laden está compuesto por la Fuerza Delta del Ejército, los SEAL de la marina y una “unidad especial de inteligencia de alta tecnología conocida como Orange Task Force.” “Pequeñas unidades pueden capturar [las armas nucleares de Pakistán], desactivarlas, y luego centralizarlas en un lugar seguro”, afirmó un fuente citada por Fox. [6]

Seguir leyendo en: http://decepcionobama.blogspot.com/

………………………………………………………………………………………………………………..

IAR Noticias

Kissinger advierte sobre una nueva guerra mundial a partir de Pakistán e India

Kissinger es categórico: “una guerra entre India y Pakistán se ha vuelto más probable”.
A su juicio, una clave para impedirla radica en “un proceso internacional (sic)” que “genere suficientes restricciones (sic) para que Pakistán no se sienta cercada por India y tampoco vea al talibán como su reserva estratégica”. Se pregunta malignamente a sí mismo “si eso es posible”. Y se contesta : “No lo sé”. ¡Qué cómodo!


Por Alfredo Jalife-Rahme

Obligado por la trascendente entrevista de corte nihilista a Henry Kissinger por el historiador Simon Schama –Financial Times, 21/5/11–, tuve que dejar en el tintero la nueva correlación de fuerzas en el FMI (ver Bajo la Lupa, 18/5/11), así como la excepcional entrevista a Emmanuel Todd por Der Spiegel (20/5/11) sobre las revueltas árabes.

No sólo el tiempo histórico aceleró su ineluctable marcha, sino que, por encima de todo, se nota el nerviosismo disfuncional de los tomadores globales de decisiones cuando se percatan de su catatonia frente a la mayor crisis multidimensional desde la Gran Depresión que refleja la decadencia de ” Occidente”, al unísono de su inservible “civilización” que acabó en montajes hollywoodenses y en la instalación de regímenes policiaco-judiciales maquillados de “democráticos” por el neototalitarismo orwelliano de los multimedia y su flamante extensión de “redes sociales” controlados por Estados Unidos (EU).

George Soros, prototipo del megaespeculador financiero y presunto hombre de paja de los esclavistas banqueros Rothschild, acudió insólitamente a consultar al ilustre historiador marxista Eric Hobsbawm sobre el devenir.

Para ser oráculo moderno se necesita saber profundamente la historia de largo alcance transmilenario, amén de exhibir una notoria humildad humanista, como el británico alejandrino Hobsbawm a sus 93 años, quien instruyó al vilipendiado megaespeculador que dos totalitarismos se habían derrumbado (el soviético y el de la globalización neoliberal) y que era probable que el mundo se dirigiese a un modelo mixto entre capitalismo(no neoliberal) y socialismo (no leninista): ” una mezcla diferente de lo público y lo privado, de libertad y acción estatal y control” (The Guardian, 16/1/11). Dejamos pendiente ahondar tanto sobre su entrevista, que coloca en relieve el resurgimiento del marxismo, así como su reciente libro Cómo cambiar al mundo: cuentos de Marx y el marxismo.

Aparte de ser un personaje repulsivo debido a sus etnocidios seriados en el planeta, tampoco se puede desdeñar que el israelí-alemán-estadounidense Heinz Alfred (alias Henry) Kissinger, presunto títere de los banqueros sionistas Rockefeller, ha negociado con Rusia y China en la cúpula del poder geoestratégico.

Kissinger considera correctamente que China constituye “un elemento indispensable para cualquier estabilización de las situaciones peligrosas en Corea y Afganistán”. Sin su “participación activa, cualquier intento de inmunizar Afganistán contra el terrorismo (sic) sería fútil”.

El casi nonagenario Kissinger es un adicto consumado de la narrativa propagandística y de los montajes hollywoodenses de la tripleta israelí-anglosajona sobre el terrorismo religiosamente “islámico”, una postura totalmente rebasada, a nuestro juicio, por tres consideraciones: 1) su fracaso global; 2) la muerte “oficial” de Bin Laden, y 3) la inminente retirada humillante de EU de Irak y Afganistán.

En forma maligna, Kissinger recuerda que la “contención del jihadismo” en Asia Central y Xinjiang de parte de EU ha beneficiado a “la seguridad de Rusia y China”. ¿No será al revés?

El manual de guerras religiosas, Choque de las civilizaciones, de Samuel Huntington, otrora funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de EU, desestabilizó a toda Eurasia durante una generación, en particular, al RIC (Rusia, India y China).

Defensivo respecto a la guerra de Indochina que perdió EU, Kissinger rememora el trauma de la retirada de Vietnam comparativamente a su similar en Afganistán, “donde la ausencia o presencia de Al Qaeda será el menor de los problemas”, ya que “lo que puede suceder es una balcanización de facto (nota: la añeja tesis de Bajo la Lupa), con India y Rusia reconstituyendo la Alianza del Norte, y Pakistán enganchado (sic) al talibán como respaldo frente a su propio cerco (¡supersic!)”.

A raíz del deceso “oficial” de Bin Laden, las relaciones sadomasoquistas de EU y Pakistán han entrado en una fase ominosa, las cuales, a nuestro juicio, pueden arrastrar a Arabia Saudita, la cual empieza a alejarse de Washington mientras se acerca a China como su primer abastecedor mundial de petróleo.

El entrevistador, el israelí-británico Schama, comenta que “el prospecto de Sarajevo planea en el centenario de la Primera Guerra Mundial mediante una reactuación medio-despierta”.

Schama suena a déjà vu (ver Seymour Hersh, The New Yorker, 16/11/09) y saca a relucir la literatura de los “estados fallidos” con la “paranoia del cerco”, los “atestados arsenales nucleares” y, los “nerviosos paquistaníes acorralados atacando debido a su inseguridad pasiva-agresiva”.

Kissinger es categórico: “una guerra entre India y Pakistán se ha vuelto más probable”.

A su juicio, una clave para impedirla radica en “un proceso internacional (sic)” que “genere suficientes restricciones (sic) para que Pakistán no se sienta cercada por India y tampoco vea al talibán como su reserva estratégica”. Se pregunta malignamente a sí mismo “si eso es posible”. Y se contesta : “No lo sé”. ¡Qué cómodo!

EU creó el problema –lo que denominamos el Caostán– y con su retiro de Afganistán ahora deja una bomba de tiempo en sus respectivas fronteras incandescentes: Irán, Pakistán, India, China y Asia Central. ¡A ver cómo se las arreglan sin la “nación indispensable” que es EU!

Advierte que “si se dejan que las cosas naufraguen, esto (sic) se pudiera convertir en los Balcanes de la próxima guerra mundial”. Repite la tesis añeja de Zbigniew Brzezinski sobre “los Balcanes euroasiáticos”.

Se infiere que la guerra entre Pakistán e India remolcaría a sus respectivos aliados (China y Rusia), lo cual sería magnífico para que EU, retirado a tiempo del teatro de acción, contemple a la distancia la mutua destrucción asegurada del fracturado (B)RIC.

Sin adentrarnos en los orígenes étnico-religiosos de Kissinger y Schama, ni en el control bancario global por el financierista sionismo jázaro en búsqueda de una nueva guerra mundial con el fin de resarcir su insolvencia, no se puede soslayar la proclividad neomalthusiana, amén de etnocida, de Kissinger, quien publicó en 1974 el macabro “Memorando 200 del Consejo de Seguridad Nacional” con el fin de aniquilar de hambre, mediante el control alimentario global, al subcontinente indio (específicamente a India, Pakistán y Bangladesh) que ostenta la mayor densidad poblacional del planeta.

Con el fracaso de la implementación del Memorando 200 y el derrumbe de la globalización neoliberal, ahora Kissinger, al unísono del financierista sionismo jázaro y de sus correligionarios neoconservadores straussianos, levanta la puja en el subcontinente indio con la amenaza de una nueva guerra mundial para destruir al (B)RIC.

Se entiende en retrospectiva la razón por la cual el gran geoestratega ruso y anterior primer ministro Yevgeny Maksimovich Primakov, consideró que Pakistán es el punto más peligroso del planeta.

Hasta ahora me percaté de que mi artículo “El cuadrángulo de la muerte: India-Pakistán-Afganistán-Cachemira” (Bajo la Lupa, 3/12/08) no sólo resultó premonitorio sino que, además, tuvo gran aceptación en los principales centros estratégicos del mundo.

Fuente: http://www.iarnoticias.com/

……………………………………………………………………………………………………………

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: