Inicio > Hay una mirada indiscreta en cada rincón de la Tierra. Se acabó la privacidad > >Hay una mirada indiscreta en cada rincón de la Tierra. Se acabó la privacidad

>Hay una mirada indiscreta en cada rincón de la Tierra. Se acabó la privacidad

>Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación:

1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno;
5:22 absteneos de toda forma de mal.

¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.

Toda la web en realidad es controlada, fue creada en un principio por el pentágono con ese fin, Internet se usaba como un sistema de comunicación entre la diferentes bases subterráneas en U.S.A.

También la telefonía fija, la telefonía celular, la televisión digital, coches con chips GPS (sin consentimiento del comprador), etc, etc,

Todo justificado a partir del auto-atentado a las torres gemelas llevado a cabo por Bush y sus Satánicos jefes.

…………………………………………………………………………………………………………………..

Dicen que estos tiempos serán recordados como la Era del Terrorismo Globalizado. Bajo estas circunstancias, el enemigo público número uno no tiene cara. Podría ser cualquiera: ése que está leyendo al lado (tal vez un familiar), el de la casa de enfrente, la profesora de yoga… ¿Quién sabe? Esa es la principal herramienta del terrorismo.


Como contrapartida, todo ciudadano del mundo queda bajo la lupa. Toda persona es sospechosa y sus actos deben ser monitoreados para tranquilidad del resto. Es aquí donde se cruzan tres grandes factores: 1) el derecho a la intimidad, 2) el terror y 3) esa gran pasión humana por espiar las vidas ajenas.
Cada uno de estos factores justifica o censura a los otros y los debates instalados en la opinión pública no tienen fin. Mientras tanto, todos espían y son espiados. Hay quienes se quejan por la violación de su intimidad, pero a la vez se regocijan escuchando a los vecinos con una copa entre la oreja y la medianera.

Reality al cuadrado

Hace poco más de una década, el mundo recibió a los reality shows entre divertido y espantado. Destacados intelectuales los catalogaron como “experimentos nazis” pero los picos de rating y el fanatismo que alcanzaron en todas las pantallas fueron impresionantes. Los profesionales del negocio televisivo aseguran que hay una doble moral en la mayoría de los espectadores. Esta pasión por entrometerse en las vidas ajenas, tan atribuida a los porteros y a las señoras del barrio, está más arraigada en el género humano de lo que parece. El término voyeur proviene de un galicismo o barbarismo que significa veedor o mirón. Principalmente es aplicado a personas que sufren de una patología relacionada a lo sexual, que hasta llegan a modificar su conducta para observar a los otros. Si bien no hay estadísticas serias sobre el tema, cae de maduro que gran parte de la población mundial tiene tendencia a padecer esta patología (en pequeñas dosis, eso sí). Sólo basta recordar que en varios países las productoras lograron los mayores picos de audiencia del programa Gran Hermano quitando las puertas de las duchas y obligando a los participantes a bañarse sin ropa.
De todos los negocios de Internet, uno de los más pujantes es el de las cámaras web. Las hay por todas partes. Hay cámaras eróticas, cámaras ocultas, cámaras de vigilancia y cámaras que, directamente, no tienen sentido. Día a día, se facturan millones de dólares con estas cámaras.
Hay escuelas y jardines maternales que incluyen entre sus servicios una cámara web en vivo que enfoca a cada bebé. La madre que extrañe o se preocupe por su hijo, no tiene más que hacer un click para verlo. Esto no es nada nuevo y ya ocurre en Argentina desde hace tres años. Del mismo modo, se colocan cámaras en las puertas y diferentes ambientes de las casa, para que sus dueños puedan ver qué ocurre en todo momento, ya sea desde una PC, como desde las pantallas de sus celulares.

La pesadilla de Orwell

Al profundizar en este panorama es inevitable evocar al escritor inglés George Orwell. Cuando en 1948 escribió su novela 1984, seguramente no imaginó ni en sus peores pesadillas que ese mundo tremendo, sin intimidad ni identidad, podría convertirse en algo real. El imaginó que triunfaba el totalitarismo y que un personaje omnipresente (Big Brother, el original) monitoreaba a todas las personas con cámaras y micrófonos en cada rincón.
En la legendaria novela, cualquiera podía ser sospechoso de conspiración contra el Estado y corría el riesgo inminente de ser delatado por una enorme red de alcahuetes voluntarios. Es paradójico que Estados Unidos, el país que profesa el mayor fanatismo por la libertad, sea hoy el promotor de un mundo semejante al de Orwell.
En mayo de 2003, el Departamento de Defensa de Estados Unidos propuso el Terrorist Information Awareness (Conocimiento de Información Terrorista). El plan consistía en una compleja base de datos que almacenaría toda la información posible sobre los americanos, desde lo que compran o venden, hasta su modo de caminar.
“Cada persona camina de una manera muy particular, es un rasgo tan individual como la firma”, aseguraba la propuesta, publicada en la web del Pentágono, justificando los miles de millones de dólares que cuesta el sistema (aún imperfecto) que identifica a la gente según su andar Todo iría a parar a una megabase de datos: compras, ventas, mails, webs navegadas, rasgos físicos e intelectuales, viajes, llamadas telefónicas, propiedades, estudios, antecedentes policiales, ADN. Todo. El sistema almacenaría varios petabytes para cruzar los datos y tender complejas relaciones entre las personas y su comportamiento.
“Un petabyte es un millón de miles de millones de bytes”, explica Ramiro Fernández Varela, asesor para Latinoamérica de Discovery Networks. Y continúa: “Las computadoras más grandes del mundo sólo pueden almacenar algunos pocos terabytes… y esa medida es una milésima parte de un petabyte, el monto mínimo que el Pentágono desea recaudar”.
El Terrorist Information Awareness es todavía un proyecto, aunque ya no se hable tan abiertamente del tema. La Unión Americana de Libertades Civiles calificó al proyecto como “orwelliano” y el Electronic Freedom Forum, grupo de defensa de las libertades civiles en el ámbito electrónico, afirmó que era “una gigantesca máquina de generación de sospechas”.

La gran cámara Gesell

Hoy en día, cualquier hombre común con una buena conexión a Internet y una PC regular, puede ver fotos satelitales del techo de su casa, del hueco que dejaron las torres gemelas en Manhattan o de los autos estacionados en alguna avenida de Moscú. Hay programas de uso libre y gratuito, como el Google Earth (ver recuadro), que permiten ver el mundo desde un satélite como si fuera un juego de niños. Y esto es sólo el principio.
“Si esta tecnología es accesible para cualquiera, no es difícil imaginar lo que puede lograrse con tecnologías de avanzada, como las que poseen los servicios secretos de ciertos países del primer mundo –comenta Fernández Varela–. Desde miles de kilómetros de altura pueden fotografiar una patente o incluso leer los titulares del diario de un transeúnte (que cree que está solo en el banco de una plaza).”
Micrófonos ocultos en las calles de Roma captaban las conversaciones de la gente durante los días previos a la asunción del nuevo Papa. Las líneas de teléfonos fijos y celulares son intervenidas constantemente por los servicios de inteligencia. Los empresarios y famosos se injertan chips de localización satelital (igual que los autos). Millones de teléfonos con cámaras se roban momentos que alguna vez pudieron pasar desapercibidos. La intimidad está en problemas.
Así como el terrorismo justifica las investigaciones indiscriminadas porque cualquiera es sospechoso, el acceso al ámbito privado de las personas tiene una cara negativa. “Desde que Nixon utilizó el aparato de la CIA para obtener información indiscreta sobre los políticos de la oposición, nadie confía ciegamente en un Hermano Mayor que controle todo”, reflexiona el periodista americano Danniel Tuggle. Y concluye: “Todos nos portamos mal alguna vez y no nos gusta que se sepa. Eso no quiere decir que seamos criminales o terroristas en potencia. Sin embargo… nos da placer observar cuando se porta mal el vecino”.

Fuente: http://www.revistanueva.com.ar

……………………………………………………………………………………………………………………

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: