Inicio > El efecto económico del terremoto en Japón: un análisis por industria > >El efecto económico del terremoto en Japón: un análisis por industria

>El efecto económico del terremoto en Japón: un análisis por industria

>Apocalipsis, los últimos tiempos. ¿Está usted afirmado sobre la Roca de la salvación?

IAR Noticias

La devastadora combinación que se dio en Japón de terremoto, tsunami y crisis nuclear fue una advertencia que le sirvió de recordatorio a empresas en todo el mundo de cuánto dependen del país asiático.


Por Andrew Dowell – The Wall Street Journal

Por el lado de la demanda, el país representa casi 9% de la producción económico mundial y ha sido un importante puerto de entrada a Asia para todo tipo de empresas, desde bancos a minoristas. La destrucción alteró ventas, desplazó al personal y probablemente despertará una actitud cautelosa por parte de los consumidores, que durará un tiempo.

Pero es el lado de la oferta el que ha sido la fuente de las mayores sorpresas. Economistas que pensaron que tenían un buen entendimiento para poder calcular el impacto descubrieron, tras un examen más exhaustivo, que Japón era una fuente importante de toda clase de componentes avanzados ampliamente usados en Asia y otros lugares para ensamblar productos finales.

Japón fabrica el 60% de los discos semiconductores de silicio, la base de los chips de computadoras. El cierre de dos fábricas debido al terremoto eliminó una cuarta de la oferta mundial. Credit Suisse afirma que el país también fabrica 90% de una sustancia llamada resina BT que se usa para fabricar circuitos impresos.

Los inventarios de estos productos parecen mantenerse a niveles aceptables, pero otros problemas tuvieron un impacto mucho más inmediato. Automotrices de todo el mundo, por ejemplo, tuvieron dificultades para hacer frente al cierre de una fábrica de Hitachi Ltd. al norte de Tokio que fabrica sensores de aire que se usan para medir la cantidad de aire que ingresa a los motores.

Hitachi fabrica 60% del suministro mundial. Esta semana, General Motors Co. fue obligada a cerrar una planta en Louisiana, y Peugeot-Citroën tuvo que reducir la producción en la mayoría de sus plantas europeas.

Los productores en una variedad de industrias aún tratan de dilucidar el posible impacto sobre sus cadenas de suministro y se esfuerzan por conseguir partes o proveedores alternativos. Muchos comprenden el impacto sobre sus propios proveedores, pero es más complicado intentar controlar los cambios causados a los proveedores de sus proveedores.

En última instancia, el ritmo de la recuperación en Japón determinará la severidad de cualquier escasez y la escala del daño causado a las empresas en todo el mundo.

Japón es el cuarto mayor exportador mundial y empresas como Caterpillar Inc. recurren al país como una plataforma para fabricar equipos que luego venden en China y otros lugares.

Algunas empresas que fabrican maquinaria de construcción podrían recibir un impulso en momentos en que el país se sumerge cada vez más en el desafío de la reconstrucción. Algunos estiman que la factura final podría ascender a US$200.000 millones. El gobierno japonés pagará una gran parte, pero empresas aseguradoras podrían tener que hacerse cargo de hasta un 20% del total.

He aquí cómo se vieron afectadas las industrias más importantes de Japón:

Chips

Los fabricantes de chips para computadoras enfrentan varios problemas. Asumiendo que aquellos que se encuentran en la zona del terremoto pueden reanudar sus operaciones en esas fábricas, lo cual no puede darse por hecho dados los problemas de suministro eléctrico, sufrirán la posible escasez de materias primas y clientes cuyas plantas podrían estar también paralizadas.

Uno de los mayores interrogantes es el suministro de las llamadas obleas o wafers de silicio, discos del tamaño de un plato que constituyen la base de la fabricación de microchips. La firma de investigación IHS iSuppli estima que Japón concentra en torno a 60% de la producción mundial de este componente; dos fábricas, que representan 25% de los envíos de wafers de silicio, fueron cerradas después del sismo.

“Se trata de un desafío a largo plazo”, dijo Paul Reilly, vicepresidente ejecutivo y director general de finanzas de Arrow Electronics Inc., uno de los mayores distribuidores de chips. “Estamos siguiendo de cerca la situación”.

La mayoría de fabricantes de chips suelen acumular varias semanas de inventarios de estas obleas. El impacto potencial sobre este sector depende de cuándo los fabricantes de wafers puedan regresar a su producción tradicional y la rapidez con que puedan reaccionar las fábricas alternativas.

Estas incertidumbres afectan a otros miles de componentes, cada uno con diferentes niveles de inventario, previsiones de reinicio de la producción y fuentes alternativas de manufactura.

Renesas Electronics Corp. tiene ocho plantas en el área afectada por el terremoto en diferentes etapas de recuperación. La compañía es el mayor productor de microcontroladores, chips utilizados para controlar operaciones electrónicas en miles de productos, incluyendo autos y electrónicos de consumo.

ON Semiconductor Corp. también vende una amplia variedad de chips para distintas aplicaciones. Cuenta con seis fábricas en la zona del epicentro que han sufrido con los apagones.

Toshiba Corp. y su socio SanDisk Corp. lograron en gran parte esquivar los problemas en sus fábricas de chips de memoria flash utilizados en productos tan populares como el iPhone y el iPad de Apple Inc. Pero otra planta de Toshiba sufrió daños, junto con otra especializada en las pantallas de cristal líquido.

Texas Instruments Inc. aportó uno de los informes más detallados del impacto del terremoto, en el que comunica que una fábrica en Miho que representaba 10% de sus ingresos de 2010 probablemente no recuperará su plena capacidad hasta septiembre.

Por Don Clark y Lorraine Luk



Electrónicos

Japón es la cuna mundial del negocio de los electrónicos, donde se producen muchos de los ingredientes clave de los aparatos más populares, como las láminas de silicio utilizadas para chips de memoria y baterías. Aun así, los mayores fabricantes de consolas de videojuegos, televisores y otros electrónicos de consumo siguen sin saber con exactitud en qué medida sus consumidores sentirán los efectos del terremoto.

Los fabricantes de electrónicos de consumo aún no han recortado sus metas de producción como consecuencia del desastre. Pero incluso compañías que aseguran no haber sufrido ninguna clase de interrupción en sus operaciones se muestran cautelosas y añaden la frase “por ahora” a sus evaluaciones.

Nintendo Co., por ejemplo, está a punto de lanzar un producto importante, la presentación el 27 de marzo en Estados Unidos de su consola portátil en tres dimensiones Nintendo 3DS. El gigante asegura que ninguno de sus empleados resultó herido y todas sus instalaciones siguen intactas.

“Las operaciones, incluyendo los envíos de productos a futuro, no se han visto afectados de manera significativa, por ahora”, señaló Nintendo en un comunicado.

Otros aparatos populares, como el iPad 2 de Apple, dependen de componentes de Japón que podrían enfrentar una escasez. El iPad 2 contiene cinco componentes que vienen de Japón, incluyendo los chips de memoria flash de Toshiba Corp. y una brújula electrónica de AKM Semiconductor, según un análisis del producto llevado a cabo por IHS iSuppli. Con todo, la firma asegura que Apple podría encontrar las partes con proveedores de otros países.

Apple no quiso revelar si ha sentido el impacto de la situación en Japón. El suministro de iPads 2 sigue siendo escaso. Actualmente, el sitio de Apple muestra retrasos de hasta cinco semanas para la entrega del aparato.

Sony Corp. dijo que las operaciones en 9 de sus 25 fábricas en Japón, que producen desde baterías y chips a equipos de audio, estuvieron temporalmente paralizadas, al menos en parte, debido a daños causados por el terremoto y problemas de suministro eléctrico. Tres de ellas han reiniciado sus operaciones, si bien sólo parcialmente. La empresa calcula que podrá reiniciar la actividad en otras 6 plantas que siguen cerradas por escasez de partes a partir del primero de abril.

Aun así, Sony informo que no cree que los envíos internacionales de televisores y consolas PlayStation 3 se vean afectados ya que son fabricados fuera de Japón.

Pero incluso las fábricas que no se vieron directamente afectadas por el desastre han sufrido debido a los apagones de electricidad y problemas de infraestructura. Sharp Corp. dijo que su planta de ensamblaje de televisores en Tochigi empezó a reanudar sus operaciones el 15 de marzo, aunque sus jornadas de trabajo se han reducido.

Por Nick Wingfield y Yukari Kane



Autos

Por más de dos décadas, Japón y sus fabricantes de autos han estado en ascenso, quitándole participación de mercado a sus rivales estadounidenses y europeos, estableciendo estándares de calidad y obteniendo grandes ganancias.

Sin embargo, luego del terremoto, Japón se encontrará con que su posición ha sido desafiada. Por el resto del año y posiblemente por más tiempo, los fabricantes nipones tendrán que concentrar sus energías y recursos en reconstruir sus plantas locales, dando a sus rivales de Estados Unidos, Corea del Sur y Europa oportunidades de sacar ventaja en otros lugares, especialmente en los mercados emergentes incluyendo a China e India.

En Estados Unidos, el panorama ya cambió, y los más grandes fabricantes japoneses están a la defensiva. Toyota Motor Corp., luego de los problemas que tuvo con la calidad de sus productos el año pasado, está perdiendo participación, que le ha sido quitada por Hyundai Motor Co. Pero Ford Motor Co. y General Motors Co. también están fortalecidas.

El sismo está causando dificultades a los fabricantes europeos y estadounidenses que dependen de algunas partes fundamentales fabricadas en Japón, principalmente electrónicas. Pero el impacto debería ser de corto plazo porque la industria automotriz y sus proveedores tienen significativas operaciones regionales. Una gran mayoría de los autos vendidos en América del Norte son fabricados allí. Lo mismo ocurre en Europa, China, América del Sur y otros mercados.

Como resultado, la mayoría de los fabricantes podrán volver a funcionar normalmente con bastante rapidez mientras que Japón se rezagará.

El terremoto también es una amenaza para la mayor fortaleza de la industria automotriz japonesa: las exportaciones. En 2010, 4,9 millones de nuevos vehículos fueron vendidos en Japón pero los fabricantes exportaron un total de 9 millones de unidades. Ningún otro país que fabrica vehículos es tan dependiente de las exportaciones. Pero ahora que muchas plantas están ociosas, el negocio exportador está para quien lo tome, al menos temporalmente.

Más adelante, a medida que más fábricas sean construidas en mercados con mano de obra barata, las exportaciones niponas sentirán más presión. Las compañías de Japón tendrán que evaluar si pueden continuar exportando desde sus plantas locales que presentan altos costos. La respuesta podría encontrarse en Tailandia, donde Nissan Motor Co. se está preparando para hacer lo que alguna vez fue impensable: exportar pequeños autos a Japón.

Por Neal E. Boudette



Acero

En 2010, Japón superó a China para convertirse en el principal exportador de acero del mundo. A pesar de la caída esperada en las exportaciones de acero japonés como resultado del terremoto, es poco probable que el mercado mundial de este producto vea una volatilidad prolongada en los precios y el suministro.

Esto se debe a que las acerías en Estados Unidos, Europa, Asia y otros lugares, todavía están sintiendo los efectos de la recesión global y están sub-utilizadas. Grandes siderúrgicas de 64 países están operando a aproximadamente 82% de su capacidad, de acuerdo con la Asociación Mundial del Acero.

Estas plantas están incrementando su producción. Los astilleros de Asia, que dependen de las acerías japonesas, han pedido a la compañía surcoreana Posco, la tercera fabricante de acero del mundo por volumen, que incremente su producción destinada a embarcaciones para compensar posibles interrupciones en el suministro. Y los fabricantes de acero de China y Taiwán dicen que sus plantas pueden proveer a las compañías que dependen de proveedores nipones.

Los analistas de la industria predicen que la producción japonesa podría caer hasta 20%, o 24 millones de toneladas anualizadas, en los próximos tres meses. Nippon Steel Corp y JFE Steel Corp, las dos principales siderúrgicas de Japón, dijeron que sus altos hornos que habían sido temporalmente cerrados por el terremoto ya están operando de nuevo. Pero la energía sigue siendo el gran problema que enfrentan todas las acerías japonesas. Estas plantas, fundamentalmente aquellas que funden acero reciclado para fabricar un nuevo producto, consumen enormes cantidades de electricidad y han sido afectadas por los cortes del suministro generados por el vacío que dejó la crisis nuclear en la red de suministro.

Río Tinto, el segundo proveedor mundial de mineral de hierro transportado por mar, no espera que bajen las ventas, aún cuando Japón el segundo importador podría recortar las compras en el corto plazo. Otras siderúrgicas compensarían la demanda, según Sam Walsh, director de las operaciones de mineral de hierro en Australia de Rio Tinto. A largo plazo se espera que la reconstrucción de Japón use grandes cantidades de acero.

Por Robert Guy Matthews



Manufactura

Las consecuencias del terremoto posiblemente crearán algunos problemas menores en todo el mundo para los fabricantes y compradores de maquinaria. Pero a largo plazo, algunas grandes compañías industriales dicen que la masiva reconstrucción en Japón podría llevar a un crecimiento de su actividad.

Empresas con sede en Japón, incluyendo Komatsu Ltd, Hitachi Construction Machinery Co. y Kobelco Construction Machinery Co. son los principales fabricantes globales de excavadoras y las exportan a todo el mundo.

Algunos concesionarios de Estados Unidos han advertido que las entregas de excavadoras desde Japón, al menos en el corto plazo, podrían demorar 60 o más días más de lo habitual.

Caterpillar fabrica excavadoras, máquinas cargadoras y tractores en Japón que, en su mayoría, exporta a China y otros países de Asia. Todavía no ha tenido ninguna interrupción significativa a su cadena de suministro en Japón o en otros países.

A largo plazo, los ejecutivos de Caterpillar esperan que la reconstrucción incremente la demanda del sector de la construcción y de equipos de generación de energía si como consecuencia del terremoto se usa menos la de origen nuclear. El desastre también podría ayudar a Japón a salir de años de estancamiento económico, dijo el presidente ejecutivo de Caterpillar, Doug Oberhelman.

Deere & Co depende de Hitachi para recibir importantes componentes utilizados en sus excavadoras. Deere dijo que espera algunas demoras en las entregas de algunas de ellas. Tres de las plantas de Hitachi en Japón reanudaron la producción, pero otras dos siguen ociosas y no se sabe cuándo volverán a funcionar.

James R. Hagerty



Alimentos

Los temores de contaminación por radiación en el suministro de Japón probablemente perjudicarán las exportaciones de alimentos del país, incluso cuando los expertos aseguran que el riesgo es casi inexistente para su producto más popular, los mariscos.

Japón depende mucho de las importaciones de alimentos por lo que las exportaciones son relativamente pequeñas. Según la Organización de Comercio Exterior de Japón, el país exportó unos US$3.270 millones en alimentos en 2009, de los cuales US$1.470 millones, o 45%, provenían de los productos de mar y sus versiones procesadas.

Muchos países han cancelado sus importaciones de alimentos japoneses. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha prohibido los lácteos, así como algunas frutas y vegetales de las áreas afectadas en Japón. La agencia también dijo que comprobará la calidad de todos los alimentos, incluyendo los productos de mar, en busca de contaminación por radiación.

Singapur ha suspendido sus importaciones de lácteos, frutas y vegetales, productos de mar y carnes de las cuatro prefecturas consideradas en riesgo de contaminación. Australia ha emprendido medidas similares, mientras que Corea del Sur y Tailandia han incrementado sus pruebas sobre los alimentos japoneses.

En EE.UU., los productos de mar, snacks y frutas y vegetales procesados constituyen las importaciones más comunes de Japón, si bien apenas representan 4% de las importaciones totales de alimentos. En 2010, las exportaciones japonesas de productos de mar a EE.UU. sumaron US$246,3 millones, una pequeña fracción de los US$14.730 millones en productos de mar provenientes de todo el mundo que EE.UU. importó el año pasado.

De hecho, muchos de los alimentos japoneses más populares son producidos en el extranjero. Por ejemplo, los fideos Nissin y Maruchen y la salsa de soya Kikkoman se hacen en varias plantas en EE.UU. para su distribución en el país.

A su vez, Kobe, cuna de la reconocida clase de carne de res, se encuentra a casi 650 kilómetros al sur de la atribulada central nuclear de Fukushima, por lo que se considera que está fuera de peligro.

Por Elizabeth Holmes



Químicos

Las empresas petroquímicas japonesas sufrieron pocos daños permanentes por los desastres naturales de Japón. JX Nipón Oil & Energy Corp., Mitsubishi Chemical Corp. y otros fabricantes en la zona de impacto suspendieron sus operaciones para evaluar la situación y lidiar con los apagones eléctricos, lo cual podría seguir siendo un problema en los próximos meses. Pero muchas plantas están de nuevo en funcionamiento e incrementando lentamente su producción para compensar por el tiempo perdido.

Las grandes excepciones son Maruzen Petrochemical Co. y Cosmo Oil Co., que cuentan con refinerías químicas en Chiba que sufrieron incendios y probablemente permanecerán cerradas por un período prolongado.

Japón consume gran parte de su producción de petroquímicos básicos como el etileno y el polietileno –ingredientes clave para diferentes clases de plásticos— y exporta la mayor parte del resto a sus vecinos asiáticos. Sin embargo, es poco probable que cualquier declive en la producción nipona de estos commodities químicos provoque escasez a largo plazo en el mercado local o el Asia oriental, un importante mercado, debido a que cuentan con abundantes reservas, aseguraron productores y corredores.

Más importante en el comercio global son las resinas epoxi y otros plásticos de alta gama utilizados en productos como motores eléctricos, circuitos para computadoras y chapas de autos. General Motors Co. y otras automotrices en EE.UU. ya están reduciendo la producción de algunos de sus modelos por la falta de algunos componentes de Japón. Los fabricantes de computadoras también podrían sentir la presión. Según un análisis, Japón es la fuente de 90% de las resinas epoxi utilizadas en los circuitos impresos de todo el mundo.

Reconstruir los hogares y reponer los autos en las zonas principalmente rurales que fueron devastadas por el terremoto y el tsunami incrementará la demanda en Japón de petroquímicos, desde el butadieno, para fabricar componentes de la carrocería de un auto, a plásticos y disolventes utilizados en la construcción. Sin embargo, el rápido envejecimiento de la población de Japón significa que, pese a cualquier repunte por el esfuerzo de reconstrucción, la industria química enfrenta un mercado local cada vez más pequeño.

Por Ben Lefebvre



Energía

Las fallas expuestas en el sistema nuclear de Japón podrían dar un nuevo impulso a los combustibles fósiles, a medida que disminuyen las posibilidades de un renacimiento atómico.

Los reactores nucleares inutilizados por el sismo representan alrededor de 8% de la capacidad de generación eléctrica de Japón y no volverán a funcionar en años. El gas natural llenará la mayor parte de ese vacío, lo que hará que el consumo de combustible aumente aproximadamente un tercio, informó la Agencia de Información de Energía.

Japón ya es el principal importador de gas natural licuado (GNL) del mundo, y la perspectiva de un alza en la demanda ya está despertando al mercado de este producto de su adormecimiento generado por la recesión. Embarques extra de GNL ya están en camino a Japón y Rusia ha prometido que enviará más gas natural a Europa a través de gasoductos, lo que libera más GNL que irá en barcos a Japón.

La crisis podría resultar en un reducción de la oferta en el mercado mundial de GNL a partir de 2012, de acuerdo con la empresa de consultoría en temas energéticos IHS Cambridge Energy Research Associates. Exxon Mobil Corp, Royal Dutch Shell PLC y otras importantes empresas energéticas occidentales que han hecho grandes apuestas al gas porque habían quedado marginadas de muchas oportunidades de negocios con el petróleo, se van a beneficiar.

Todo esto ocurrirá a expensas de la energía nuclear. La crisis de Japón perjudicó las esperanzas inmediatas de un nuevo amanecer para esta industria. Ahora Europa, China y Estados Unidos están analizando de cerca sus programas nucleares y los inversionistas se están retirando de las empresas de servicios públicos que dependen en forma significativa de la energía atómica.

Aunque la crisis afectará a la energía nuclear durante, quizás, una década, a largo plazo su escasas emisiones de gases de efectos “invernadero” le asegurarán un rol en el sistema energético mundial, dice Bill Colton, vicepresidente de Exxon para planificación corporativa estratégica. “No pienso que la sociedad vaya a alejarse tan fácilmente” de este tipo de energía, dijo.

Japón consumirá más petróleo a medida que enciende sus generadores eléctricos que utilizan diesel, pero el incremento será en gran medida compensado por una reducción de la actividad económica, y por lo tanto los precios del petróleo crudo no tendrán un aumento tan importante. La industria refinadora, sin embargo, se verá sacudida porque Japón demandará más derivados del petróleo, ya que más de la cuarta parte de sus refinerías no están funcionando.

Por Ángel González



Finanzas

Los bancos globales probablemente sufrirán pérdidas por los préstamos respaldados por inmuebles que fueron devastados. Y la ola de ventas en la bolsa junto con la volatilidad del tipo de cambio que se produjeron luego del desastre podrían afectar sus resultados operativos. Pero también están posicionados para beneficiarse de un esfuerzo de reconstrucción que seguramente requerirá mucho crédito.

Willem Buiter, economista jefe de Citigroup Inc, que tiene 5.000 empleados en Japón, la plantilla más numerosa para un banco estadounidense, predice “un boom masivo en el mercado inmobiliario y en la infraestructura por la reconstrucción”.

Las compañías de seguros ayudarán a refinanciar ese esfuerzo al hacerse cargo de entre 10 y 20% de la cuenta a pagar por daños a las propiedades que puede llegar a los US$200.000 millones, pero sus pólizas podrían subir a medida que el desastre pone en evidencia la importancia de asegurar las propiedades.

Los pagos que se pueden demandar a las aseguradoras en caso de terremoto tienen un tope de US$7.000 millones. El gobierno japonés absorbe cualquier pérdida por encima de ese umbral.

No existe un respaldo así para los daños sufridos por las propiedades comerciales, y el costo de la interrupción de los negocios es otro factor impredecible, de acuerdo con Moody’s Investors Service. La mayoría de los fabricantes estadounidenses, por ejemplo, tienen algún tipo de cobertura para los casos de interrupción de los negocios, que podría hacer que los aseguradores tengan que pagar en caso de que haya interrupciones como consecuencia del sismo en la cadena de suministro.

El grupo asegurador American International Group y la reaseguradora Swiss Re han calculado sus pérdidas por el desastre en US$700 millones y US$1.200 millones, respectivamente. De hecho, Moody’s dijo que los reaseguradores globales, como Lloyd’s de Londres, ayudarán a las empresas de seguros a limitar sus riesgos ya que absorberán “una parte significativa de las pérdidas”.

Las acciones de las tres principales aseguradoras de inmuebles de Japón, Tokio Marine Holdings Inc. Mitsui Sumitomo Insurance y Sompo Japan Insurance, cayeron 23% o más desde los máximos de febrero, en los diez días posteriores al desastre. Pero las acciones se recuperaron levemente en los últimos días en medio de informes sobre progresos en el enfriamiento de la planta nuclear japonesa dañada.

Tres aseguradores de vida de Estados Unidos con significativa exposición al mercado japonés- Aflac Inc, Prudential Financial Inc. y MetLife Inc- enfrentan pérdidas “moderadas” generadas por las miles de víctimas, según Moody’s. Podrían también enfrentar una pérdida de ingresos por pólizas si quienes las compraron en las zonas afectadas encuentran que otras cuentas a pagar son más urgentes.

Por Randall Smith



Aerolíneas/Viajes

Los ejecutivos de las aerolíneas esperan que la reciente ralentización en los viajes de los japoneses sea temporal, y que la demanda aumente a fines del año a medida que avancen los esfuerzos de reconstrucción. Pero los hoteles operados por cadenas globales en la región del Pacífico, podrían sufrir si menos japoneses viajan al extranjero.

Delta Air Lines Inc, la principal compañía aérea de Estados Unidos con presencia en Japón, estima que la suspensión temporal de los vuelos diarios al aeropuerto de Haneda en Tokio y en otros lugares de Japón reducirá en una cifra que irá de US$250 millones a US$400 millones las ganancias de 2011, dijo el presidente de Delta Ed Bastian el martes 24 de marzo en una conferencia con inversionistas.

United Continental Holdings, y AMR Corp. American Airlines, aún no han suspendido sus vuelos a Japón. “Por supuesto, nadie sabe lo que puede traer el futuro”, dijo el tesorero de AMR Beverly Goulet. AMR todavía planea lanzar la semana próxima una empresa conjunta con Japan Airlines Corp.

Delta y aerolíneas de Singapur, Australia, China y Corea del Sur han anunciado que están reduciendo los vuelos a Japón. Delta quiere reducir su capacidad entre 15 y 20% hasta mayo.

Por Timothy W. Martin y Alexandra Berzon.

Fuente: http://www.iarnoticias.com

……………………………………………………………………………………………………………………
Isaías 55:6
Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: