>Asesinato de JFK y el "negocio" de la guerra: ¿Fin o medio?

>Apocalipsis, los últimos tiempos. ¿Está usted afirmado sobre la Roca?

Uno de los versículos referidos al fin de los tiempos más conocidos del Nuevo Testamento en palabras del propio Señor Jesucristo hace referencia a guerras y rumores de guerras (Mateo 24: 7); este versículo y su contexto parecen estar cumpliéndose en esta época con mayor precisión que en otras.
Una de las característica lamentables de este tiempo es la gran concentración de poder económico que se ha desarrollado probablemente desde los últimos 50 años.
A la distancia podemos observar que hay una relación íntima entre globalización, concentración económica, concentración de poder e industria armamentista siendo que los últimos tiempos descritos en la Biblia concuerdan con tales características y señales. La gran aldea que nos vendieron en las décadas de los setenta y comienzo de los ochenta inmersa en la según ellos inevitable globalización ha derivado en una cruel concentración de poder.
En sus inicios podíamos ver como el pez más grande devoraba al más pequeño, luego vimos como el pez más grande devoraba también al mediano y llegando a estos días vemos como gigantes económicos “caen” – como parte del funcionamiento del capitalismo- y son absorbidos por otros grupos de alto poder económico siendo cada vez menos los que tienen en su haber el dinero del planeta.
“…porque raíz de todos los males es el amor al dinero…”, dice San Pablo en 1 Timoteo 6: 10, de lo que se puede inferir que la guerra es uno de ellos y no el único de los males provocado por un amor tan perjudicial y perverso.
El Señor Jesucristo decía que no se puede servir a Dios y a Mamón (riquezas tipificadas en un dios), mas el amor al dinero no es un fin en sí mismo y menos aún en los niveles de aquellos que mandan desde las corporaciones.
Aunque a nosotros nos parezca mentira cada día estos infames planifican invasiones, caídas de las diferentes bolsas mundiales, planifican guerras y movimientos estratégicos que los lleven a tener cada día más poder del que ya tienen.
La globalización ha derivado en una irrefutable concentración de poder; poder que se materializa por medios coercitivos llevados a cabo mediante las más crueles guerras a lo largo y ancho del planeta.
Quizás alguno piense que esto poco tiene que ver con la fe. A lo mejor alguien pueda interpretar la fe como algo descolgado de lo que ocurre cotidianamente; este no es el caso ni la posición que tomamos desde este blog, ya que entendemos que toda la Palabra de Dios refiere a situaciones bien concretas.
Sobre todo, los escritos proféticos no son entendidos desde este espacio como entidades místicas ajenas a las vivencias cotidianas.
Nuestra realidad es entendida por los hechos que nos suceden, mas la Biblia tiene algo que decir al respecto, esto creemos.
Creemos también que interesarnos por las noticias y las vivencias que nos suceden diariamente nos llevaría inevitablemente a alertarnos y alertar a quienes nos rodean acerca del cumplimiento de las profecías bíblicas y los peligros que acarrea la falta de fe en quien diera su Vida por nosotros: Jesucristo.
Hay un vínculo muy estrecho entre el amor al dinero, las guerras y el poder en manos de unos pocos para derivar definitivamente en manos del peor de los dictadores de la historia: el anticristo.
La escalada armamentista que estamos viviendo sumada a las pandemias creadas en laboratorios y al nuevo “enemigo” inventado, el terrorismo islámico; hacen posible un escenario en el que la fuerza será uno de sus actores principales.
Sumada a las guerras y a la defensa contra el “enemigo terrorista” viene la posible declaración de la ley marcial en USA como forma de mitigar los efectos de las futuras pandemias o epidemias que ellos mismos crearon.
El dominio necesita mecanismos de control y éstos serán implementados bajo la excusa de nuestro propio bien y cuidado.
Acerca del tema de esta entrada -el “negocio” de la guerra- haremos una muy sintética reseña que nos parece necesaria acompañada de algunos videos para documentar aquello que afirmamos.
La gran concentración de poder que hoy tomamos como algo “normal” era impensable hace 50 o 60 años atrás. Y quizás como hoy es algo común ver al mundo en manos de unos pocos, el futuro inmediato o mediato encuentre a los habitantes de este planeta muy cómodos entregando el poder en manos de un grupo para luego otorgar el dominio a UN SOLO HOMBRE, eso que se denomina mundialismo.
“Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia” Apocalipsis 17: 12-13
El mundo en manos de una sola persona, ninguna época fue más propicia para esto que la actual.

Breve reseña histórica.
La maquinaria industrial armamentista
Luego de la segunda guerra mundial, Dwight David Eisenhower quien sabía bien de que se trataba la cuestión nos dejó un discurso que aún después de 60 años nos alarma.
Dwight David Eisenhower, fue un político y militar estadounidense, destacado por haber sido el trigésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos. Anteriormente fue, durante la Segunda Guerra Mundial, el comandante supremo de las tropas de los Aliados en el Frente Occidental del Teatro Europeo, siendo el organizador del desembarco de Normandía en 1944.

Es nada menos que este hombre quien nos advierte a principios de la década del sesenta de un complejo militar industrial que en ese momento se estaba gestando.
El mundo estaba en un período de post guerra y Eisenhower dice este discurso en enero de 1961 cuando terminaba y entregaba su segundo mandato presidencial.
Habla de cuatro guerras en poco más de medio siglo XX y en tres de ellas estuvo involucrado EEUU y que se vieron “obligados” a crear una industria armamentística permanente.
Esto en aquella época era toda una novedad para los Estados Unidos. La influencia de este enorme complejo industrial armamentístico sería según sus propias palabras, económica, política y hasta espiritual.
El poder de los armamentos en el mundo irá creciendo nos decía Eisenhower y pidió lo mismo que John Fitzgerald Kennedy años más tarde: Una ciudadanía informada para detener ese proceso y sus macabros negociados y efectos.
A juzgar por lo acontecido en todos estos años transcurridos vemos con toda claridad que esto que era un riesgo se transformó en una realidad irrefutable.

Dwight Eisenhower advierte del complejo militar industrial (Video)

¿Quién puede creer que aquí en Argentina gobierna la actual presidenta o que gobernará quien sea elegido en el futuro? ¿Quién le dirá a los concentrados grupos de poder aquí y en cualquier otra parte del mundo que deben hacer esto o aquello porque las leyes de los países así lo disponen? A medida que uno formula o lee estas preguntas se da cuenta de lo ridículo de las mismas.
En base a lo que denunciaran Eisenhower y Kennedy: ¿Quién puede afirmar que la destrucción de las torres gemelas no fue un movimiento necesario para “inventar” un nuevo enemigo llamado “terrorismo islámico”? ¿Cómo no experimentar un enorme rechazo ante los negociados de la reconstrucción de Bagdad y del robo del petróleo iraquí?
¿Qué poderes digitan estas maniobras y hacia adonde se dirigen?
Lo cierto es que esto que fuera denunciado hace 50 años, hoy es una sociedad que se retroalimenta, los poderes económicos fomentan guerras y éstas por medio del poder aseguran futuros negocios.
Una de las notas de iar-noticias lo expresa de esta forma: “Los US$1,460 billones de gastos militares en el planeta y la expansión geométrica de las ganancias de los consorcios de la guerra de Europa y EEUU, son la prueba más irrefutable de la relación simbiótica establecida entre el sistema capitalista con los conflictos armados y las ocupaciones militares.”

Hay un puñado de acontecimientos que se están desarrollando en forma acompasada y alarmante, el despertar armamentista desmedido de los últimos tiempos es uno de ellos.
La guerra como “negocio”, o mejor como negocio sucio y macabro no es un fin en sí mismo. Encubierta e incesantemente se levanta una corriente unificadora de poderes económicos aún más comprometedora que la actual y que estará derivando en un futuro no muy lejano en la concreción del denominado mundialismo.
¡Alerta!
La situación general está dada como para que se cumplan aquellas condiciones mundiales necesarias para la Segunda Venida de Cristo y el fin de los tiempos.
Previa aparición del inicuo (anticristo) y de la apostasía en la que la iglesia parece estar inmersa, demasiadas coincidencias como para permanecer indiferentes.
Seguiremos insistiendo en aquellos versículos bíblicos que nos advierten al respecto y que nos llaman a ser fieles.

Jesucristo dijo: “Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el Señor de la casa; si al anochecer o a la medianoche, o al canto del gallo o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad” Marcos 13: 35-37.

¡Cuidate!
¡Dios te bendiga!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: