>Mirad que nadie os engañe

>Queremos llamar su atención en forma particular a Mateo 24, ya que estamos viviendo en los tiempos donde las profecías de este capítulo se están cumpliendo.
Mateo 24 menciona un sin número de eventos y señales los cuales fueron escritos para impedir que el pueblo de Dios sea engañado y a su vez que éstos sean fortalecidos en su fe al ver el cumplimiento de dichas señales.

Mateo 24:4 – “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe”. En este pasaje Jesús está hablando a sus discípulos, haciéndoles énfasis en que no se dejaran engañar, pues ellos estarían en ese riesgo.

Y vuelve y les recalca…

Mateo 24:24 – “Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Podemos concluir que quienes están en mayor riesgo de ser engañados son los discípulos de Jesús o al menos ese es el objetivo de Satanás.

Mateo24:5 – “Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.”

Lamentablemente estos engañadores vendrán en el nombre de Cristo, o sea serán “cristianos” desde dentro de la iglesia quienes tratarán de engañar.
Muchos de los que profesan el nombre de Cristo serán los encargados de sembrar la mentira.
Los últimos días se caracterizarán por la presencia de voces provenientes de diferentes lugares del mundo religioso donde personas declararán haber recibido revelaciones divinas y poderes proféticos.
Estos actuarán como dirigentes religiosos, y aquellos que anden en busca de un líder los seguirán.

Habrá hombres y mujeres que realizarán grandes y espectaculares prodigios.

Estos engaños serán tan impresionantes que, a menos que el pueblo de Dios esté bien arraigado a las verdades de la Biblia, bien pudiera dejarse seducir por ellos.

La proliferación de líderes religiosos que declaran tener poderes divinos, es una prueba de la veracidad de las profecías de nuestro Señor Jesucristo. Aunque hay diferentes manifestaciones de engaño, el resultado final es el mismo: La Apostasía.

El engaño es parte central del plan de Satanás:
“Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.” (Apocalipsis 16:14)

Ya Jesús lo había advertido anteriormente:

Mateo 7:15 – “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” Dios en su palabra compara a sus hijos con ovejas. Pero estas “ovejas” serán diferentes, pues son impostoras.

Mateo 7:21-23: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos…Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

¿Serán cristianos todos aquellos que dicen: “Señor, Señor”? Pues debe ser, ya que las personas del mundo no tienen a Jesús como Señor.
Si una persona le dice Señor a Jesús es porque debe ser cristiano, y hasta profetizarán y harán milagros en su nombre, pero serán cristianos sólo en apariencia.
Los hijos de Dios son los que están más propensos a ser engañados y lo triste de todo esto es que serán engañados por otros que se dicen ser cristianos.
Los hijos de Dios no seremos engañados por personas como el astrólogo Walter Mercado o como la psíquica Jeane Dixon.

¿Qué verdadero cristiano sería engañado por esa charlatanería?
Satanás obrará más sutilmente, con un equipo de trabajo “especializado en engaños”. “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Corintios 11:13-15).

El propósito de Satanás a través de estos falsos cristianos es de “echar por tierra la verdad” (Daniel 8:12).

Su método favorito es “cambiar la verdad de Dios por mentira” (Romano. 1:25).

No te quita del todo la verdad, sino que te presenta una “falsificación” de la verdad, y aquel que no esté cimentado en la Palabra de Dios podrá ser fácilmente embaucado. Lamentablemente “muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado” (2 Pedro 2:2).

Satanás sabe que las Sagradas Escrituras capacitan a los hombres para discernir los engaños. Por medio de la Palabra fue como nuestro Señor y Salvador Jesucristo resistió los ataques del tentador.

A cada flecha de Satanás, Jesucristo le presentaba el escudo de la verdad eternal diciendo: “Escrito está” y se oponía a su adversario con la sabiduría y el poder de la Palabra de Dios.
Por lo tanto resulta curioso que en pleno siglo XXI, cuando más accesibilidad hay al conocimiento de la Biblia, haya tantos que sean engañados.
¿Será que la Palabra de Dios no está siendo predicada como debiera?
¿Es esta responsabilidad sólo para los pastores y ministros de las iglesias?
¿O todo verdadero discípulo de Cristo debiera estar llevando la Palabra de Dios a todo lugar?
Esto es un asunto serio.

Estamos hablando de la salvación de las almas (personas): Hombres y mujeres de carne y hueso.
Estamos hablando de consecuencias eternas.

Es realmente lamentable tener que repetir las palabras de T. S. Nee:
“La responsabilidad individual se ha perdido de vista, y la pasividad ha impedido el desarrollo de la vida espiritual en todas las iglesias… Ellos están contentos con ser atendidos por los dones de un siervo en lugar de buscar ellos mismos los dones del Espíritu.

Amigo y hermano, te exhorto a que cada día tomes tiempo para estudiar la Santa Palabra de Dios, en oración y dirección del Espíritu Santo para que tus ojos sean abiertos y no seas engañado y llevado “por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” (Efesios 4:14-16)

Dios nos ha dado promesa: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra , seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:31-32)
Seréis libre de todo engaño, mentira, falsedad, truco e invención del enemigo.

¡Dios te bendiga y te guarde!

“Aparta de mí el camino de la mentira, y en tu misericordia concédeme tu ley. Escogí el camino de la verdad; he puesto tus juicios delante de mí.” Salmo 119:29-30

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: